Sierra XXX

Sierra XXX es un grupo de whatssap en donde se compartía contenido íntimo, sexual de mujeres indígenas Ayuujk.


El grupo estaba integrado por más de 100 hombres.

Entre los integrantes se encontraba Rolando Vásquez Pérez, director de recursos humanos del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas (INPI).


El hecho fue denunciado por la Coordinadora Nacional de Mujeres Indígenas.


Respuestas:

INPI:

"Los hechos denunciados no representan ni son producto de la política institucional implementada por el Instituto, cuya misión principal es velar por el respeto irrestricto de los derechos fundamentales de los pueblos indígenas y afromexicanos, de manera especial la dignidad de las mujeres"


Titular de INPI:

"Son ciudadanos, y como cualquier ciudadano tienen sus grupos de Whatssap"


AMLO:

“Nosotros estamos trabajando en coordinación con las demás dependencias del gobierno de la República para garantizar el respeto a los derechos de las mujeres, es parte de nuestro compromiso, y en este caso concreto hemos dado parte al órgano interno de control y que se hagan las investigaciones correspondientes (…) es una persona y esta persona ha puesto su renuncia”.


RED NACIONAL DE ABOGADAS INDÍGENAS:

“Nos sorprende e indigna la ligereza de su postura. Esperábamos que, como parte del proyecto de la 4T, y en consecuencia del alto compromiso público de la titular de la Secretaría de Gobernación y la instancia nacional que atiende a los pueblos indígenas, emitieran una condena rotunda y firme, lo que no sucedió."


"El hecho da cuenta de que la violencia contra las mujeres es profunda y lacerante. Deja ver el nivel de cosificación sexual que denigra y violenta a las mujeres de comunidades originarias"


Sin duda, este grupo de Whatssap constituye una forma de violencia digital, dirigida a un grupo poblacional doblemente vulnerable: las mujeres indígenas.


Gravísimo además, que un funcionario público integrante de una institución encargada de velar por estas comunidades, se haya visto involucrado en el grupo.


Urgen instituciones congruentes con su labor.

Urgen instituciones libres de violencia de género.

Urgen liderazgos en el sector público que no normalicen la violencia digital.

Urgen respuestas institucionales contundentes, que dejen claro la CERO TOLERANCIA a cualquier forma de expresión que cosifique, denigre y violente a las mujeres.