Respuestas penales en tiempos de Youtubers


A las demás personas quienes no estamos involucradas en este escenario donde se asignan bienes y males ¿por qué nos importa tanto el castigo?

Pareciera ser que en las redes sociales la cultura de la cancelación es un asunto central y prioritario, que cancelar es más que rechazar determinada opción y es hacer valer un poder que poco se reconoce frente a quienes se les condena. Mismas básicas que impone el castigo liberal y también las mismas herramientas del amo que desde los feminismos no hemos logrado desmontar.


En la búsqueda de otras formas de narrar las violencias en clave feminista sobre lo sucedido con los Youtubers #YosStop y #Rix, observo en gran tensión al territorio virtual, habitado con una idea discursiva que no se agota y va de gota en gota de la crítica social de lo que está mal y ya no puede ser permitido ni tolerado a la proyección de la vida humana como una producción monstruosa.


¿Qué hace que el movimiento de escribir, publicar, narrar, sea por la plataforma social que sea, da cuenta a modos dominantes de conocernos? ¿por qué defendemos tanto a la cárcel como medio de sanción? ¿qué decimos en nombre de las víctimas? y ¿por qué trabajamos con un modelo de victima que solo quiere castigo?


Un conjunto amplio de nociones que se propagan a velocidad de los días en los que vivimos: discursos y crímenes de odio, tráfico de herramientas punitivas ante el fracaso del Estado por la reparación del daño, privilegios atravesados por múltiples intersecciones jerárquicas y viralización del ensañamiento con los victimarios.


Propongo entonces, a partir de estas nociones, darnos el tiempo para acercarnos a ellas con la idea de conocer teorías, sus recorridos, las luchas que condensan, sus orígenes, para mejorar la reflexión sobre la posibilidad analítica de recuperar la noción de racionalidad y proporcionalidad de conflictos que constitutivamente son dinámicos, son altamente cambiantes y que reclaman una plasticidad en la respuesta publica que no vamos a poder conseguir si pensamos todo el tiempo en la estatalidad por poderes.


Siempre hay intereses de por medio en un conflicto y comprenderlo es sumamente importante para poderlo desactivar porque para encontrar nuevas formas de narrar requerimos también de nuevas cosas que contar.



Sobre la autora:

Clarissa Guevara

Abogada. Feminista antipunitivista.

Twitter: @clarissaguevar




Esta columna forma parte de la sección Editorial de LaTraductoraMx, un espacio de opinión para mujeres especialistas que deciden alzar la voz.