Pude haber sido yo


Las noticias cada vez son más difíciles de digerir, cada vez suenan más cerca del lugar donde habitas, cada vez suenan más parecidas a ti. Diariamente, ya sea en redes sociales o por los medios masivos de comunicación nos encontramos con la noticia de personas desaparecidas:


Un niño que pudo ser mi primo, una niña que pudo haber sido mi sobrina, mi hermana o una mujer que pudo haber sido mi amiga, mi madre, mi abuela, mi tía o incluso yo.

Hace casi un mes escuché de la desaparición de Victoria Lizbeth Posada Silva, una joven de tez morena, 1,62 metros de altura, cara alargada, nariz recta, labios gruesos, mentón ovalado, cejas pobladas, ojos color negro y cabello chino negro, quien fue vista por última vez el 6 de marzo de 2021 en la colonia Primavera, ubicada en Tlalpan, Ciudad de México.

He visto la fotografía de Victoria compartida en redes sociales, la noticia de su desaparición compartida en periódicos y medios digitales y he visto mantas en las cuales las personas que la aman y anhelan su regreso han colgado en los puentes peatonales cercanos a mi domicilio.


Y a pesar de no conocerla, cada vez que veo su foto o escucho su nombre se me quiebra un poco el alma, porque no puedo evitar pensar que pude haber sido yo, que desearía ver a Victoria regresar sana y salva a su casa, porque de no haber sido ella hubiera sido cualquiera de nosotras y es lo único que queremos para todas, que quede en un susto, que se nos haya acabado la pila, que nos hayamos ido de fiesta y se nos haya olvidado avisar a nuestros seres queridos.


Pero todos sabemos que no es así, que vivimos en un país en donde la mayoría de estos casos quedan sin resolver y esos nombres de las mujeres, hombres e infantes que aún no han vuelto a casa se vuelven un número más en las estadísticas de desapariciones en México, sus nombres se dejan de escuchar, sus caras dejan de circular en las redes sociales, las televisoras pierden interés en el caso si no es mediático y rentable, ¿pero quién le quita el dolor a todas las familias y personas cercanas a quien desapareció?

¿Hasta cuándo nuestros órganos de justicia, prevención y seguridad van a crear estrategias que sean lo suficientemente buenas para que no falte nadie en nuestra mesa?

No olvidemos sus nombres, no olvidemos sus caras y no dejemos que se olvide que en México la desaparición ya no es motivo de sorpresa.


Referencia:

Heraldo de México (2021). ¡Se busca! Victoria Lizbeth Posadas Silva, de 29 años; fue vista por última vez el 6 de marzo. Disponible en: https://heraldodemexico.com.mx/nacional/2021/3/16/se-busca-victoria-lizbeth-posadas-silva-de-29-anos-fue-vista-por-ultima-vez-el-de-marzo-271085.html


Si tienes alguna información sobre el paradero de Victoria comunícate a los números: 5345 5080 y 5345 5082. Así como la página https://www.fgjcdmx.gob.mx.



Sobre la autora:

Sandy González

Licenciada en Criminología y Criminalística

Twitter: @sandy_dgonzalez


Esta columna forma parte de la sección Editorial de LaTraductoraMx, un espacio de opinión para mujeres especialistas que deciden alzar la voz.