Poder blando en tiempos de COVID-19


Desde el año pasado, India y Sudáfrica lanzaron un comunicado cuya resolución podría ayudar a todos aquellos países que necesiten patentes o recursos para generar sus propias vacunas. La propuesta fue compartida el 2 de octubre de 2020, y dirigida a la Organización Mundial del Comercio. En la misma, se habló específicamente de un acuerdo que, aún en la actualidad, es el mayor obstáculo para lo que se podría volver el salvavidas de más de 1,800,000 personas luchando por su vida, tan sólo tomando en cuenta la población infectada en África.


Dentro de la petición, se solicita al Consejo de los ADPIC (Acuerdo de Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio), realizar una exención de la implementación, aplicación y cumplimiento de las Secciones 1, 4, 5 y 7 de la Parte II del ADPIC en relación con la prevención, la contención o tratamiento de COVID-19 (Renuncia a determinadas posiciones, art 11 y 12, 2020).


A pesar de haber recibido el apoyo de diversas organizaciones internacionales tales como Amnistía Internacional, o la Alianza Vacuna para el Pueblo, quienes tienen el verdadero poder de realizar la toma de decisiones son los países productores de vacunas. Sobre los actores, lo que no se nombra, no existe. La negligencia por parte del grupo G7 de aceptar esta petición, no solamente refleja el comportamiento inhumano y colonial de sus miembros. También es una estrategia que fácilmente se puede relacionar con el poder blando que se perpetúa bajo la producción y distribución de vacunas mediante su filantrocapitalismo occidental. Considerando que menos del 2% de la población total en África ha sido vacunada, es preciso cuestionar la veracidad de la supuesta solidaridad internacional. ¿Para quién es? ¿bajo qué intereses? ¿siguiendo qué principios? o ¿beneficiando a qué países?


Hace unos días, el Instituto Matías Romero ofreció una conferencia titulada Global Health Diplomacy in the times of COVID-19: The Case for Vaccination. La Dra. María Cristina Rosas González, explica que antes de la pandemia ya existían un sinfín de inequidades alrededor del mundo, mismas que el virus ha exacerbado. Esto no solamente implica que la vacunación sea un mayor reto que la pandemia misma, también confirma, una vez más, que las relaciones de poder son jerárquicas; que determinan la estabilidad de unos, y la muerte de otros.


El año pasado, la idea de estar en el mismo barco no fue más que propaganda esperanzadora y cegada de la clase privilegiada. No podemos estar en el mismo barco si la salud es considerada como una mercancía, cuando en realidad es la esencia de los derechos humanos.


Referencias:

Ebrard, M. [@m_ebrard]. (29 de junio de 2021). Por iniciar la sesión destinada a África. Mi intervención será : América Latina y Caribe tenemos situación muy grave, pero África [Tweet]. Twitter. https://twitter.com/m_ebrard/status/1409856567437139970


El apoyo del G7 a los monopolios farmacéuticos pone en peligro millones de vidas (10 de junio de 2021). Amnistía Internacional. https://amnistia.org.mx/contenido/index.php/el-apoyo-del-g7-a-los-monopolios-farmaceuticos-pone-en-p eligro-millones-de-vidas/


Instituto Matías Romero (30 de junio de 2021). Videoconference Vaccine Diplomacy. [Actualización de estado]. Facebook. https://www.facebook.com/imatiasromeroMX/


Waiver from certain provisions of the TRIPS agreement for the prevention, containment, and treatment of COVID-19. IP/C/W/669. 2 de octubre de 2020.




Sobre la autora:

Camila Gómez García

Internacionalista en proceso en la Universidad de Monterrey. Feminista, amante del café y la danza. Áreas de interés son estudios con perspectiva de género, migración, movimientos sociales y análisis sobre el sistema penitenciario. Deconstruyendo, cuestionando y desaprendiendo, “cambiando las cosas que no puedo aceptar” (Davis).

Twitter: @cxmilxg




Esta columna forma parte de la sección Editorial de LaTraductoraMx, un espacio de opinión para mujeres especialistas que deciden alzar la voz.