¿Papelito habla?: la estigmatización de las personas migrantes y el lenguaje


La crisis migratoria en el sur de México cada día se agravia más, aún con el cierre de fronteras y restricciones por la pandemia, miles de personas encuentran la manera de cruzar hacia territorio mexicano. Día con día, organizaciones de la sociedad civil y organismos internacionales hacen un llamado a la situación en la frontera sur. Por su parte, diversos medios de comunicación transmiten noticias sobre el sufrimiento de migrantes; hacinamiento, detenciones arbitrarias, balaceras y diversas violaciones de derechos, son algunas situaciones que personas migrantes han soportado en las últimas semanas en Chiapas. Sin embargo, la ciudadanía en general sigue manteniéndose indiferente ante estas graves condiciones y lleva a cuestionarnos el porqué.


Uno de los mayores retos al cual se enfrentan, ya sea que estén en México de tránsito o sea su destino, es la estigmatización por parte de las y los ciudadanos. Cuando una persona migrante llega se le suele categorizar como “ilegal” o “indocumentada” sin tomar en cuenta su situación en el país. Esto a simple vista pareciera inofensivo, pero trae consigo grandes consecuencias como es la criminalización y negación de sus derechos.


Lamentablemente, estos términos se usan cotidianamente, pero es vital recordar que el ingreso no formal al país no es sinónimo de delinquir. Muchas personas justifican atrocidades diciendo que “no tienen papeles” pero las violaciones de derechos se presentan también en personas refugiadas con toda la documentación para vivir en México.

Es importante reconocer que las y los ciudadanos somos parte de esta problemática, debemos responsabilizarnos de nuestro actuar. Usar términos apropiados, como personas migrantes, pareciera una acción con poca repercusión, pero es el comienzo del camino hacia el reconocimiento de sus derechos.


Sobre la autora:

Marilu Balandra

Internacionalista, trabajando en ayuda humanitaria

Instagram: @balandravera

*Las opiniones expresadas en esta página son personales y no representan las de @rescueorg.

Esta columna forma parte de la sección Editorial de LaTraductoraMx, un espacio de opinión para mujeres especialistas que deciden alzar la voz.