No tenemos que dar explicaciones por pedir justicia

Traducciones a la Veracruzana


Las mujeres somos personas en constante lucha, de formas distintas cada una hemos sido juzgadas y violentadas, y ahora el gobierno de México nos pretende sancionar públicamente como criminales, no somos criminales pero tal vez sí nos deban tener miedo, miedo porque ya no queremos ni permitiremos quedarnos calladas ante las injusticias.


Mientras ese mismo gobierno no quiere hablar de las mujeres a las que se les ha arrebatado la vida sólo por ser mujer, se niega a romper el pacto patriarcal y nos minimiza cada vez que habla de la labor o desempeño que debemos tener en la vida pública y hasta privada, las mujeres no nos vamos a rendir hasta que se nos de el lugar que merecemos, hasta que vivamos seguras, libres y se haga justicia.


Si para eso se deben romper, quemar, rayar espacios públicos, señor Presidente sí ténganos miedo, que no es una lucha nueva pero nuestras voces sí resuenan más fuerte, son más visibles y lo incomodaremos hasta que se hable del problema, se busquen y apliquen soluciones.


Ya basta de persuadirnos con “celebraciones”, que nada se celebra cuando diariamente se nos está matando, cuando nos niegan derechos y oportunidades, jamás ha habido qué festejar, pero sí muchos motivos para unirnos en una sola voz, manifestar nuestro hartazgo y recordarles su deber.


Somos personas, no criminales y no tenemos que dar explicaciones sí decidimos unirnos a la lucha física o virtualmente, todas entendemos que existe una pandemia, pero también entendemos que ni la pandemia, ni el Estado han detenido la violencia contra las mujeres.


Durante la pandemia mujeres han tenido que sobrevivir en el mismo espacio que su agresor 24/7, las llamadas al 911 han aumentado, los crímenes de odio hacía nuestro sexo continúan y los ataques del propio Estado no han cesado.


No nos vengan a decir que somos imprudentes si tomamos las calles en medio de la pandemia mundial, porque somos las que hemos vivido en una pandemia patriarcal desde nuestro nacimiento, porque además el trabajo no remunerado a aumentado y la labor de “mantener a la familia a salvo” lo han dejado recaer en todas.


Así que sea cual sea la decisión de cada mujer para defender sus derechos este #8M, no tenemos por qué dar explicaciones, todas somos distintas y cada una alzará la voz desde su realidad. Señor Presidente deje las vallas a un lado y póngase a trabajar.


Sobre la autora:

Verónica Ruiz

Periodista Multimedia

Twitter: @verona_rye

Esta columna forma parte de la sección Editorial de LaTraductoraMx, un espacio de opinión para mujeres especialistas que deciden alzar la voz.