No la Policía


El pasado 27 de marzo, en Tulum, Quintana Roo, un abuso de estructuras de poder y autoridad sacudió no solamente los movimientos feministas alrededor de México. También, las inconformidades pronunciadas del trato a migrantes y protestas antirracistas que han permanecido contra la brutalidad policial, se fusionaron para completar las piezas de un rompecabezas. La esencia de la interseccionalidad una vez más se vio reflejada en la historia que hoy contamos por Victoria Salazar, porque ella ya no puede hacerlo.


Tres hombres y una mujer, parte del cuerpo de policías en Tulum, fueron responsables del asesinato de Victoria. Es necesario resaltar que las estructuras, desde sus bases racistas y clasistas, están formadas para violentar y no distinguen entre género(s). Que una mujer esté involucrada dentro del asesinato nos invita -o más bien, demanda y exige- a cuestionar el sistema que diariamente nos vulnera sin importar nuestro género, sexo, raza o clase.


El feminicidio contra Victoria Salazar debe ser vinculado con su historia: una mujer migrante salvadoreña. Que ni una parte de su vida y presencia quede oculta. Lo explica hooks (1984), las mujeres víctimas del racismo, se encuentran en una posición inusual dentro de la sociedad. Al fondo de la pirámide ocupacional y en el estatus más bajo que el de cualquier otro grupo. Se sufre de la opresión sexista, clasista, y racista.


Es por esto que el asesinato de Victoria no es coincidencia, es resultado de la opresión institucional, y competencia de una lucha interseccional. Marcha tras marcha, retumban los ecos de los puentes con el canto “me cuidan mis amigas, no la policía”. Pero si algo aprendimos el año pasado, es a cuestionarnos: ¿a quién cuida la policía en verdad? Nos lo recuerda George Floyd, ciudadano afroestadounidense, en Minneapolis. Nos lo recuerda Giovanni López, joven albañil, en Jalisco. Nos lo recuerdan nuestras hermanas en Cancún, después del tiroteo policial en la protesta del feminicidio de Alexis. Y la lista sigue, y la brutalidad sigue, porque pasamos de luto a luto. Sin pausas, cansades.


Los feminismos deben ser anticapitalistas, antipatriarcales, antirracistas, y anticlasistas, de lo contrario, no serán más que una alienación al sistema económico patriarcal. Que los nombres de las víctimas que han muerto a manos de la brutalidad policial sean nuestro recordatorio diario de buscar justicia ante un sistema inútil e inservible, que pisotea derechos, que borra historias, que abre heridas.


Referencias:

Hooks, b. (1984). Black Women: Shaping Feminist Theory. Feminist Theory from Margin to Centre. South End Press.


Hope, A. (2021, 29 de abril). Sigue nuestra brutalidad policial. El Universal. https://www.eluniversal.com.mx/opinion/alejandro-hope/sigue-nuestra-brutalidad-poli cial


Hunde jefe policial al agente victimario de George Floyd. (2021, abril 6). La Jornada. https://www.jornada.com.mx/notas/2021/04/06/mundo/hunde-jefe-policial-al-agente-v ictimario-de-george-floyd/


Vinculan a proceso a cuatro policías de Tulum por el feminicidio de Victoria Salazar. (2021, 3 de abril). El Universal. https://www.eluniversal.com.mx/estados/victoria-salazar-vinculan-proceso-cuatro-poli cias-de-tulum-por-feminicidio


Sobre la autora:

Camila Gómez García

Internacionalista en proceso en la Universidad de Monterrey. Feminista, amante del café y la danza. Áreas de interés son estudios con perspectiva de género, migración, movimientos sociales y análisis sobre el sistema penitenciario. Deconstruyendo, cuestionando y desaprendiendo, “cambiando las cosas que no puedo aceptar” (Davis).

Twitter: @cxmilxg


Esta columna forma parte de la sección Editorial de LaTraductoraMx, un espacio de opinión para mujeres especialistas que deciden alzar la voz.