Más allá del doblaje cinematográfico: las múltiples barreras discapacitantes

Por: Fátima Reyes Osorio, colaboradora del programa de Discapacidad y Justicia de Documenta


En abril de 2020 se presentó en el portal Change.org la petición “Queremos cines incluyentes para la comunidad sorda”, dirigida a la Comisión de Grupos Vulnerables del Senado de la República. Lo que inició como una petición, un año después se convirtió en una reforma de ley. Ahora, el artículo 8 de la Ley Federal de Cinematografía establece que todas las películas (en español o en otros idiomas) deben tener subtítulos en español como una medida de accesibilidad para las personas sordas, con hipoacusia o con discapacidad auditiva.


Es importante destacar que las personas con discapacidad auditiva en nuestro país se comunican de formas diversas: puede ser en Lengua de Señas Mexicana, puede ser hablando, es decir personas con discapacidad auditiva que están oralizadas, puede ser a través de la lectura y la escritura en español o no. En ese sentido los subtítulos no eliminan por completo los obstáculos para acceder a la cultura, pero son una acción entre las muchas y variadas que se deben tomar para eliminar las barreras discapacitantes que excluyen y segregan a las personas con discapacidad.


Antes de hablar de inclusión, prefiero hablar de las barreras que discapacitan a las personas con mentes y cuerpos diversos, esos que se salen de lo clasificado como “normal” y que son etiquetados de enfermos y desviados, porque siguen siendo cotidianas, poco cuestionadas e innegables. Las barreras discapacitantes sitúan a las personas con discapacidad en un rol secundario, es decir, como objetos de tratamiento médico, negándoles así sus derechos humanos.


Estas barreras están tan naturalizadas que esta acción de incidencia de la comunidad sorda en México pasó desapercibida. La discusión se centró en una mala interpretación de la ley y en los desafortunados intentos por aclarar el malentendido.


No se trata de si apoyas el doblaje mexicano o si prefieres las películas en su idioma original, se trata de reconocer que las personas con discapacidad continúan viviendo vulneraciones a derechos, múltiples desigualdades y contextos de exclusión. Es necesario y urgente abordar la discapacidad como un tema social y una cuestión de derechos humanos.

Mientras tanto, enhorabuena por este logro, que representa un pendiente menos en la larga lista que tiene México con las personas con discapacidad.


Este artículo forma parte de una nueva colaboración entre LaTraductoraMx y Documenta, en un esfuerzo por difundir los contenidos en materia de derechos humanos de su blog "Bajo la Lupa": https://documenta.org.mx/blog-documenta/