Más Allá de la Paridad

Traducción a la Veracruzana


El 2021 dio comienzo y con ello el año electoral en el país, un año que además es trascendental para todas las mexicanas, pues en esta ocasión se implementa la paridad total, un logro definitivo de las mujeres que día a día luchan por hacer valer sus derechos.


La paridad total simboliza el momento de cambio en las políticas públicas del país, el tiempo para que las mujeres sean escuchadas y representadas por personas que comprendan su visión y vean más allá del privilegio, pero sin duda, nada de esto podrá ser realidad si no se cuenta con la participación ciudadana.


Si bien las reformas a 10 artículos de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en el 2019 garantizan que el 50 por ciento de los cargos de elección popular en los tres poderes del Estado sean para mujeres, no garantiza que quienes lleguen al puesto cumplan de manera adecuada y empática su deber.


Sólo las mismas ciudadanas mexicanas pueden asegurarse que sean representadas por personas afines a sus principios, valores y sobre todo por quienes respeten los Derechos Humanos, los cuales debemos recordar son universales y atribuidos por el simple hecho de ser humano.


Así que es tiempo de visualizar a las candidatas a las 15 gobernaturas, mil 63 diputaciones y mil 926 cargos en ayuntamientos que se disputan este año, saber quién va representar el cambio para resolver las problemáticas que día a día vive el 51 por ciento de la población en la República Mexicana.


En el 2020 la contingencia sanitaria por Covid-19 resaltó aún más la violencia contra las mujeres en México, el aumento de embarazos no deseados, el incremento de denuncias y llamadas de emergencia al 911 y la falta de empatía de un Presidente que argumenta que el feminicidio no existe, un México en que recordamos que la “policía no me cuida, me cuidan mis amigas” y que además si salimos a exigir justicia se nos reprende.


Por ello, el hoy es indicado para poner en el poder a mujeres que no sólo vean sino entiendan que vivir libre, sin miedo, que la culpa no era mía y que en mi cuerpo decido yo no es un tema a discutir y que debe ser una realidad que tienen el deber de proteger.


Se debe ser consciente que no basta con ser mujer y de ello tenemos experiencia, pues recordemos que a pesar de los Congresos paritarios, sólo en CDMX y Oaxaca se respeta el derecho a decidir sobre nuestro cuerpo.


Es momento de apoyar la lucha trascendental de las feministas, de la segunda ola de sufragistas que nos brindó el derecho al voto y hacerlo valer para el bien de todas.


Sobre la autora:

Verónica Ruiz

Periodista Multimedia

Twitter: @verona_rye


Esta columna forma parte de la sección Editorial de LaTraductoraMx, un espacio de opinión para mujeres especialistas que deciden alzar la voz.