La conversación incómoda

Hablar de racismo es incómodo en nuestro país; un ejemplo claro son las respuestas al video de Tenoch Huerta sobre el racismo en México;[1] una gran cantidad de personas (entre ellas periodistas, artistas, personas de la academia y personas comunicadoras) no dudaron en minimizar el racismo, argumentando que hablar de eso nos hace “distraernos del verdadero problema”; otros comentarios apuntaron que el problema real no es el racismo, sino el clasismo; también se nos llamó resentidos a quienes buscamos una verdadera igualdad, y por último, se nos intentó convencer —otra vez— de que con “echarle ganas” se soluciona el problema.


Ese tipo de comentarios responden, por una parte, a un mecanismo de defensa que busca preservar el privilegio que algunas personas mantienen —consciente o inconscientemente— y que les favorece en detrimento de millones de personas racializadas en México. Por otro lado, también demuestran la normalización del racismo en el ideario colectivo del país.


Esta normalización tiene raíces profundas, una de ellas es el mito del mestizaje, que surge de la idea de que debemos mezclarnos, pero que realmente busca suprimir la herencia de las comunidades indígenas. En palabras de Federico Navarrete, el mestizaje pretende “el blanqueamiento de los indígenas, pero jamás la indigenización de los blancos”[2]. Por eso cuando alguien dice que va a “mejorar la raza”, al buscar una pareja de piel clara, expone el racismo que envuelve al mito del mestizaje.


Dichas ideas racistas no se quedan solo en palabras, sino que se transforman y materializan en desigualdades sociales. Por ejemplo, en México estudios recientes muestran que las personas de piel más clara tienen el doble de posibilidades de alcanzar un estatus socioeconómico superior respecto a las de piel más oscura.[3] Es decir, el racismo representa barreras adicionales de nacimiento para las personas de piel morena y ventajas heredadas para las personas de piel clara.[4]


Las desigualdades sociales y barreras acentuadas a las que se enfrentan muchas personas de piel oscura no implican que éstas no puedan salir de condiciones de pobreza, pero sí significa que habrá obstáculos adicionales que lo harán más complicado. Esto porque el racismo es un sistema que organiza las relaciones de poder entre las personas, colocando a aquellas con rasgos europeos en las jerarquías más altas y aquellas con tonos de piel más oscuros o fenotipo indígena en la parte más baja.[5]


Por lo tanto, sería erróneo pensar que en México “el verdadero problema” es el clasismo y no el racismo, ya que ambas formas de discriminación operan simultáneamente en el país y en la práctica es imposible sepáralas; ejemplo de ello son los resultados de la Encuesta sobre Movilidad Social Intergeneracional que realizó el INEGI,[6] en donde se muestra que que el color de la piel está relacionado directamente con las desigualdades socioeconómicas.


El racismo dejará de ser una conversación incómoda en la medida en la que entendamos que la discriminación racial es un sistema que produce desigualdades sociales que afectan a millones de personas en el país; tal vez en ese momento la incomodidad se transforme en indignación y después en exigencia. Mientras tanto, debemos seguir incomodando tanto como sea posible.



[1] El video se puede consultar en https://www.youtube.com/watch?v=LV8JJSxyrRs [2] Federico Navarrete, publicación disponible en: https://www.dgcs.unam.mx/boletin/bdboletin/2017_519.html [3] Solís, P., Avitia, M. y Güémez, B. (2020). Tono de piel y desigualdad socioeconómica en México. Reporte de la Encuesta Proder # 1. México: El Colegio de México. Disponible en https://discriminacion.colmex.mx/wp-content/uploads/2020/07/info1.pdf. [4] Ibidem. [5] RacismoMX, información disponible en: https://racismo.mx/infograf%C3%ADas [6] INEGI, información disponible en: https://www.inegi.org.mx/contenidos/programas/mmsi/2016/doc/principales_resultados_mmsi_2016.pdf. Para más información también se puede consultar el siguiente documento: https://ceey.org.mx/wp-content/uploads/2019/05/Informe-Movilidad-Social-en-M%C3%A9xico-2019..pdf



Sobre el autor:

Carlos Osoria

Abogado, consultor y profesor especializado en temas de derechos humanos. Fundador de Humanus DH.

Instagram: @humanus.dh



Esta columna forma parte de una colaboración entre LaTraductoraMx y Humanus DH, una firma especializada en igualdad, no discriminación y derechos humanos.