La agenda de género no ha sido una prioridad para la cuarta transformación

¿Omisión o desconocimiento?


En 2018 con la entrada de MORENA a la presidencia de México, se anunciaba la llamada cuarta transformación y con ella una serie de cambios en beneficio de las y los mexicanos. La paridad de género en todos los cargos de toma de decisiones públicas fue uno de los primeros estandartes que encabezó la transformación; sin embargo, a dos años de su mandato, pareciera que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador dejó en el olvido la agenda de género y con ella, la implementación de acciones transformativas para disminuir las desigualdades históricas que existen entre hombres y mujeres en el país.


Según la CEPAL, México ocupa el octavo lugar con el mayor número de feminicidios a nivel mundial y según los datos del Secretariado Ejecutivo, el año 2019 presentó la tasa más alta de feminicidios a nivel nacional en la historia, y aunque pareciera que durante el 2020 la tasa tiene una reducción considerable, al revisar los niveles de violencia de género en todas su modalidades, se identifica un crecimiento exponencial en comparación con otros años, violencias que como ha demostrado la literatura especializada, muchas veces preceden a los feminicidios.


Sin embargo, pese a la existencia de cifras oficiales que evidencian un problema grave de violencia de género en el país, el presidente en varias de sus conferencias mañaneras ha negado el crecimiento de la violencia y, por el contrario, ha afirmado que, en el país, nunca se había protegido tanto a las mujeres”. Dicha postura y percepción parece ser compartida con las y los simpatizantes de MORENA, pues según datos de la encuesta levantada por Colectivo Voto[1], el 52% de las personas entrevistadas con estas preferencias políticas aprueba la forma en que el Presidente realiza su trabajo en materia de atención a los feminicidios.


Los datos muestran que probablemente esta percepción tiene que ver con una omisión o “desconocimiento” por parte de las y los simpatizantes de MORENA sobre las desigualdades que atraviesan las mujeres en México, particularmente en el acceso a la educación, salud y empleo. Por ejemplo, pese a que el último informe global de la Brecha de Género emitido por el Foro Económico Mundial (2019), indica que México ocupó el lugar 124 de 153 países en el rubro de oportunidades económicas entre mujeres y hombres, el 60% de las y los simpatizantes de MORENA considera que hombres y mujeres tienen las mismas oportunidades para conseguir un trabajo en el país.


De igual forma, en las esferas de salud y educación, mientras que la ENIGH 2018, estima que menos de la mitad de las mujeres mexicanas (44.1%) están afiliadas alguna institución de salud y de la población de 15 años y más, 6 de cada 10 personas sin educación son mujeres, el 85% de las personas simpatizantes de MORENA considera que hombres y mujeres tienen las mismas oportunidades para acceder a servicios de salud, mientras que el 89% considera lo mismo con relación al acceso a la educación. El problema con mostrar desconocimiento u omitir la realidad que viven las mujeres mexicanas es que es poco probable que sean sus simpatizantes quiénes exijan al gobierno la implementación de acciones transformativas para disminuir estas brechas.


En este sentido, el movimiento feminista en México, ha sido clave para evidenciar en los últimos meses, la inconsistencia (o ausencia) de la respuesta gubernamental, razón por la cual, en el último año, se han reprimido al menos ocho manifestaciones de mujeres con uso de la fuerza en todo el territorio nacional: cuatro, en estados en donde gobierna MORENA (Baja California Norte, Veracruz, Sinaloa y Ciudad de México) tres en donde gobierna el PAN (Guanajuato, Chihuahua y Quintana Roo) y una en donde gobierna el PRI (Estado de México), pese a ello el 68% de las y los simpatizantes dicen estar de acuerdo con que el gobierno de López Obrador es el más feminista de la historia.


Sin duda, la aprobación de Andrés Manuel López Obrador sigue ocupando lugares altos en la opinión pública de la población mexicana, pero hasta ahora es evidente que en la cuarta transformación no se consideró como prioridad la garantía de los derechos de las mujeres. La moneda está en el aire en las próximas elecciones, la pregunta es ¿la agenda de género se convertirá una vez más en la estrategia política de MORENA y otros partidos en el 2021 o habrá alguien que realmente promocione y garantice los derechos de las miles de niñas, adolescentes y mujeres mexicanas?

[1] Encuesta realizada por colectivovoto.mx. Tipo de muestra: 400 casos efectivos a nivel nacional, Fecha de levantamiento: del 5 al 17 de noviembre 2020, Población objetivo: Hombres y mujeres de 18 años o más, con credencial para votar vigente en la entidad seleccionada. Método de selección de unidades de observación: Muestra diseñada bajo un esquema de muestreo probabilístico y estratificado. Método de recolección de datos: Levantamiento telefónico de entrevistas. Representatividad: Nivel Nacional. Error de estimación: Margen de error: +/- 4.96%. Nivel de confianza: 95%.


Sobre la autora:

Brisa R. Chan

Maestra en política pública y derechos humanos. Es consultora y tiene 10 años de experiencia dirigiendo proyectos relacionados con educación, género y violencia.

Twitter: @brisaruch


Esta columna forma parte de la sección Editorial de LaTraductoraMx, un espacio de opinión para mujeres especialistas que deciden alzar la voz.