¿Es importante hablar sobre temas tabú en la niñez?


Mi hermana acaba de cumplir 12 años. Como hermana mayor, me ha tocado responder a preguntas curiosas que nos solemos hacer en la niñez y que muchas veces son evadidas por familiares o docentes, pues existe incomodidad al lidiar con temas sobre sexualidad, orientación sexual, violencia de género y más.


Reflexioné sobre ello cuando mi hermana comenzó a preguntarme sobre las cosas que observaba y no comprendía, como el por qué personas del mismo sexo se besan; por qué un hombre se viste de mujer; qué es el machismo; por qué marchamos el 8 de marzo; qué son los feminicidios. Al principio, estas preguntas me sorprendieron porque yo a esa edad no había razonado estos temas y, para mí, ella seguía siendo muy chica para confrontarlos, pero no tiene por qué ser así. Estos temas deben ser abordados con claridad y sin tabúes desde una temprana edad.


De acuerdo con las cifras de México Cómo Vamos[1], en el caso de Chiapas, éste se posiciona en el lugar 29 en cuanto a embarazos adolescentes y en el último en escolaridad promedio entre mujeres. Si a eso le sumamos que en inclusión a la población gay también se encuentra en último lugar nacional, se entiende por qué estas discusiones se siguen evadiendo.


Ciertamente es difícil romper prejuicios, más aún en lugares donde se conserva la tradición, no obstante, es importante fomentar una educación basada en la diversidad, el respeto a las diferencias y la igualdad durante la niñez e inicio de la adolescencia. En esta etapa, la escuela, como nuestro segundo núcleo social genera mayor influencia en la construcción de la identidad y será un factor importante para comenzar a formar personas más tolerantes y no violentas. Así como mi hermana continua cuestionando, es importante que por nuestra cuenta comencemos a responder con franqueza y sigamos informándonos con base en la tolerancia.

[1] Más información en https://mexicocomovamos.mx/semaforos-estatales/


Sobre la autora:

Camila Ríos Nuricumbo

Actualmente estudiante de la Maestrí­a en Políticas Globales y Relaciones Internacionales en la Universidad de Macerata, Italia. Graduada con honores en la Licenciatura de Relaciones Internacionales en la Universidad La Salle, Ciudad de México. Chiapaneca de nacimiento. Identificada como una persona asertiva, feliz, curiosa y comprometida en aportar a reducir la violencia de género, discriminación, machismo y falta de compromiso con los Derechos Humanos.

Esta columna forma parte de la sección Editorial de LaTraductoraMx, un espacio de opinión para mujeres especialistas que deciden alzar la voz.