El privilegio de la justicia


El sistema de justicia mexicano ha dado mucho de qué hablar últimamente, esto dado a la actualización dada por la Fiscalía General de la República sobre la imputación del General Cienfuegos, donde se aseguró que no existía prueba alguna de que el General estuviera vinculado con alguna organización delictiva. Cuestión que, hasta la fecha, sigue indignando a una gran parte de la ciudadanía dado a la enorme contradicción que existe en la narrativa del Presidente al decir que la corrupción se va a acabar. Por lo que, la cuestión aquí es la siguiente: ¿cómo se puede acabar la corrupción en un país que carga uno de los índices de impunidad más altos en el mundo?


La ciudadanía define a nuestro sistema de justicia como corrupto, cómplice y deficiente… lo cual no es algo muy alejado de la realidad. Según las cifras del informe Hallazgos 2019 realizado por la Organización México Evalúa, registran que México carga con índice de impunidad dentro del sistema penal de un 92.4%; porcentaje que a nivel nacional tiene ilustrada la cara del General Cienfuegos, pero que a nivel local puede ilustrar la cara de un violador, secuestrador o feminicida que sale impune.


Con el caso Cienfuegos, es inevitable el plantearse que obtener justicia es meramente un privilegio y esto se convierte en una idea que se va reforzando diariamente, ya que no sólo es Cienfuegos el que sale libre injustamente por falta de pruebas, sino un gran de número de personas que por medio de la influencia evaden la justicia, mientras que por el otro lado vemos un extremo en el cual la justicia no se ha podido presenciar; aquellos lugares en los que diariamente surgen violaciones a los derechos humanos, los cientos de historias sobre personas gestantes que fueron privadas de su libertad por decidir no ejercer la maternidad, las miles de personas que están en Centros de Ejecución de Sanciones por delitos de grado menor o están cumpliendo una sentencia por no haber tenido una legítima defensa.


Dentro del tema de la Justicia Penal que tenemos en nuestro país hay muchas historias, espectros y una infinidad de variantes que deben de tomarse en cuenta dentro de la Agenda Pública. Entristece, indigna y duele saber que este tipo de hechos son cada vez más frecuentes. El caso Cienfuegos, como cualquier otro caso mediático que termina siendo involucrado dentro del ente de la impunidad, hace que veamos a las instancias judiciales preguntándonos: ¿algún día el pueblo mexicano tendrá el privilegio de que se le haga justicia?


Sobre la autora:

Carolina Reyes

Estudiante de Derecho.

Twitter: @carolefromearth

Instagram: @carolina_riz


Esta columna forma parte de la sección Editorial de LaTraductoraMx, un espacio de opinión para mujeres especialistas que deciden alzar la voz.