El machismo mata y la prensa remata