Discriminación laboral a personas con discapacidad. Un problema sin resolver


La prohibición de la discriminación laboral está consagrada en nuestro marco legal, desde la Constitución, la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación y la Ley Federal del Trabajo, se establecen obligaciones para que los centros de trabajo no discriminen. Lamentablemente este andamiaje legal no ha sido suficiente.

De acuerdo con el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED), la discriminación que se ha documentado al interior de los centros laborales genera climas adversos y provoca consecuencias profundamente negativas en la sociedad. Como ya se ha abordado en otras entradas, la discriminación termina por afectar en mayor medida a grupos históricamente vulnerados, como es el caso de las personas con discapacidad.

De acuerdo con datos de la Organización Internacional del Trabajo, las personas con discapacidad enfrentan mayores tasas de desempleo en comparación con las personas sin discapacidad. Esto quiere decir que las millones de personas que viven con discapacidad en México diariamente se enfrentan a barreras acentuadas por vivir con alguna discapacidad motriz, sensorial, intelectual o psicosocial; dichas barreras se hacen mas grandes cuando estas características además conviven con otras como el origen étnico, el color de piel, la nacionalidad, el sexo o el género, por mencionar algunas.

No obstante, gracias al impulso de activistas y de la sociedad civil, se han creado leyes y políticas públicas que buscan mejorar este panorama. Por ejemplo, la Ley Federal del Trabajo en su artículo 132 establece que son obligaciones de los centros de trabajo, cuando tengan más de 50 personas empleadas, contar con instalaciones adecuadas para el acceso y desarrollo de actividades de las personas con discapacidad. Lamentablemente esto no se cumple en la mayoría de los casos.

Está ampliamente documentado que las personas con discapacidad se siguen enfrentando a obstáculos que dificultan su inclusión verdadera en el mundo laboral. La falta de sensibilización y el desconocimiento son aliados de la exclusión que viven cotidianamente. Por ello es necesario que comencemos a derrumbar todas las barreras y obstáculos que, como sociedad, hemos creado.




Sobre el autor:

Carlos Osoria

Abogado, consultor y profesor especializado en temas de derechos humanos. Fundador de Humanus DH.

Instagram: @humanus.dh


Esta columna forma parte de una colaboración entre LaTraductoraMx y Humanus DH, una firma especializada en igualdad, no discriminación y derechos humanos.