Caravana migrante en tiempos Covid


Comenzamos un año que creo, aunque suene pesimista, será peor que el pasado. En México, el aumento de personas enfermas y muertes a manos del Covid 19 va en aumento, éste es apenas el comienzo de una crisis en el sistema de salud y económico que previamente ya estaba dañado, además de la reestructuración en nuestra manera de socializar y nuestros estilos de vida... ¡Nos hemos vuelto germófobos/as!


Esta crisis se vive en todo el mundo y países como lo es Honduras se ve devastado por la violencia, pobreza, el desempleo, falta de educación y salud ya existente anteriormente y que había causado caravanas gigantescas dirigidas hacia una mejor vida en el país de los sueños, Estados Unidos. A esto se le sumó la destrucción que dejaron a su paso los ciclones Eta e Iota en noviembre del año pasado.


Ante esas problemáticas, el viernes pasado se formó la caravana más grande que se ha visto...9000 personas partieron de Honduras a Estados Unidos para pedir refugio, esperando que con el cambio de presidente, Joe Biden, las políticas de migración sean más flexibles. Pero al llegar a Guatemala, las autoridades los dispersaron por la fuerza, por un decreto del presidente Alejandro Giammattei, que autoriza el uso de la fuerza, un recurso el cual fue rechazado por organismos de derechos humanos.


La caravana o parte de ella va a llegar en cualquier momento a la frontera mexicana, algunas personas ya se encuentran a 400 km de llegar al Río Suchiate que se encuentra en la frontera sur del país.


¿Cómo es que México va a actuar? El país reconoce la postura de Guatemala de actuar de manera firme y el Presidente decidió militarizar la frontera sur con la Guardia Nacional, la cual está conformada en su 80% por soldados, misma que ya ha estado involucrada en agresiones. A su vez, Andrés Manuel López Obrador, asume su ya conocida actitud de respeto a los derechos humanos… confuso.


Sea cual sea el momento de la historia en el que nos encontremos, cualquier persona que se encuentre en riesgo o sea víctima de persecución tiene derecho a buscar asilo y disfrutar de él en cualquier país como lo dice el artículo 14 de la Declaración de los Derechos Humanos.


En caso de que esas personas no puedan lograr su cometido y ganarse el asilo en Estados Unidos, México debe abrir sus puertas a personas que no quieren dejar su país, pero tienen que hacerlo por supervivencia. Ello se debe hacer bajo la reglamentación de asilo y con las nuevas precauciones que se tienen por el Covid-19, tales como una PCR de Covid-19 negativo. Deben de ser tratadas con respeto, dignidad y cumplir con sus derechos humanos.


Sobre la autora:

Darinka Laviada Martínez

Lic. en periodismo y comunicación pública.

Twitter: @DarinkaLaviada

Esta columna forma parte de la sección Editorial de LaTraductoraMx, un espacio de opinión para mujeres especialistas que deciden alzar la voz.